Abogados de divorcios: divorcio y nulidad matrimonial

Como abogados de divorcios que gestionan un blog informativo sobre divorcios y separaciones pensamos que presuponer lo que saben los seguidores de este blog es algo bastante erróneo, por ello hemos decidido dedicar esta entrada a diferenciar entre la nulidad matrimonial y el divorcio, teniendo en cuenta que, siendo abogados de divorcios, no podemos obviar las consecuencias jurídicas de ambas situaciones. Hechas estas aclaraciones, pasamos ya al tema de esta entrada.

Abogados de divorcios: ¿En qué consiste el divorcio?

El divorcio es una situación en la que el vínculo matrimonial se rompe de forma definitiva, es decir, no se puede volver atrás. En estas circunstancias, cada uno de los cónyuges tiene pleno derecho a a volver a contraer matrimonio civil con otra persona. Para llevar a cabo el divorcio siempre será necesaria la intervención de abogados de divorcios. Si este se realiza de mutuo acuerdo, entonces solo será necesario un abogado para ambos cónyuges. En el caso de que se haga por lo contencioso, cada uno de los cónyuges tendrá que contar con su propio abogado.

Abogados de divorcios: ¿En qué consiste la nulidad matrimonial?

Cuando un matrimonio se declara nulo, este pierde su validez, es decir, se declara que tal matrimonio no es válido. A pesar de que formalmente la unión tiene el aspecto de un matrimonio legal, se producen defectos o vicios que hacen que el matrimonio no tenga los efectos jurídicos habituales. La pregunta lógica desde este punto de vista es evidente: ¿En qué circunstancias se puede declarar nulo un matrimonio? Sin llegar a enumerar aquí todos supuestos posibles bajo los cuales un matrimonio puede anularse desde un punto de vista jurídico, sí que podemos nombrar aquí algunos de los más habituales. Así, se puede anular un matrimonio si este se contrajo bajo coacción  de uno o de los dos cónyuges, si se contrajo por miedo, si se celebra sin que exista consentimiento matrimonial, si el matrimonio lo contraen menores de edad, etc.

Sea como fuere, si estás pensando en divorciarte necesitarás los servicios de abogados de divorcios. Por ello contacta con nosotros, te seremos de gran ayuda desde el primer momento. No lo dudes más y llama ahora a nuestro teléfono gratuito: 900 828 865.

Los abogados de divorcios pueden ayudarle con el convenio regulador

Sus abogados de divorcios pueden asesorarle a la hora de realizar el convenio regulador, si es que se divorcia por la vía rápida. En cualquier caso, puede leer este artículo, en el que tratamos los requisitos legales del convenio regulador, recogidos en el artículo 90 del Código Civil. Como venimos diciendo, el divorcio por la vía pacífica requiere de un convenio regulador entre ambos cónyuges. Si bien es, como hemos señalado al empezar, aconsejable contar con unos abogados de divorcios, a continuación enumeraremos los puntos mínimos que ha de contener un convenio regulador para que pueda ser considerado legal, según establece la legislación vigente.

El artículo 90 del Código Civil es claro al respecto, sobre todo después de las nuevas redacciones de algunos de sus puntos introducidas en la Ley 42/2003, de 21 de noviembre, de modificación del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de relaciones familiares de los nietos con los abuelos, en la Ley 15/2005 y de 8 de julio, por la que se modifican el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de separación y divorcio. En ambas leyes se introducen algunos nuevos elementos en el mencionado artículo 90 del Código Civil.

Así, tal y como establece el artículo 90, el convenio regulador deberá contener las siguientes especificaciones:

 

1. Según la nueva redacción introducida por la Ley 15/2005, de 8 de julio, “el cuidado de los hijos sujetos a la patria potestad de ambos, el ejercicio de ésta y, en su caso, el régimen de comunicación y estancia de los hijos con el progenitor que no viva habitualmente con ellos”. Es decir, quién se encargará de cuidar los hijos de ambos cónyuges, así como el derecho a verlos por parte del cónyuge que no conviva con ellos.

 

2. El apartado b de este artículo se introduce con la Ley 42/2003, de 21 de noviembre. En este caso, teniendo en cuenta el interés de los hijos de la pareja, se establece “el régimen de visitas y comunicación de los nietos con sus abuelos”.

 

3. “La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar”. Es decir quién usará la vivienda y lo que en ella haya, desde la vajilla hasta los muebles.

 

4. “La contribución a las cargas del matrimonio y alimentos, así como sus bases de actualización y garantías en su caso”.

 

5. “La liquidación, cuando proceda, del régimen económico del matrimonio”.

 

6. Por último, “La pensión que conforme al artículo 97 correspondiere satisfacer, en su caso, a uno de los cónyuges”. En este caso es la pensión a la que tiene derecho el cónyuge siempre que su situación económica empeore a causa del divorcio o separación.

 

Respecto de estos requisitos, cabe decir que en el artículo 90 se establece que será el juez quien ratifique el acuerdo, siempre que no se perciban perjuicios para los hijos. Asimismo, establece las condiciones de la aprobación del régimen de visitas de los nietos por los abuelos, el cual se aprobará una vez los abuelos hayan dado su consentimiento en una audiencia con el juez.

Si tiene dudas sobre el particular no dude en contactar con nosotros. Somos abogados de divorcios profesionales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies