Divorcio por Internet y matrimonios procedentes de Internet

El divorcio por Internet, tomando la expresión “divorcio por Internet en el sentido amplio que tiene, se dice que ha provocado el aumento de los divorcios. Por supuesto, no se dice que la causa de que la gente se pueda divorciar no es, en sí misma, Internet, sino más bien que se hayan facilitado los trámites para conseguir un divorcio. Sin embargo, encontramos aquí una suerte de mal argumento que no tiene en cuenta una serie de consideraciones. Por ello, vamos a tratar aquí del divorcio por Internet y de algunas de las críticas que recibe desde los sectores más reaccionarios y conservadores de este país y del Universo, tales como el Foro de la Familia, que ni es un foro ni tiene el más mínimo interés en la familia.

El divorcio por Internet nos facilita la vida

Independientemente de que los sectores conservadores y caducos de nuestro país encuentren que el divorcio por Internet es un peligro para la familia o para los valores o cualquier idiotez que se les pase por la cabeza a los defensores de esta tesis, lo cierto es que sería inútil y estúpido por nuestra parte el no aprovechar las ventajas de Internet para los casos de divorcio, los cuales, como sabemos, son procesos largos y caros. De modo que el divorcio por Internet supone una ventaja en términos de tiempo y dinero para los cónyuges.

El divorcio por Internet y los matrimonios de la red: una de cal y otra de arena

Pero a los militantes del ala conservadora de nuestra sociedad no les debería aterrar este hecho, puesto que los datos con los que contamos parece que indican que en los matrimonios cuyos cónyuges se conocieron por Internet hay hasta un 25% menos de divorcios. En este sentido, lo mismo que Internet ayuda a acelerar las rupturas matrimoniales, lo que supone una ventaja desde un punto de vista práctico, también hace que los vínculos matrimoniales sean más sólidos, al menos siempre que los cónyuges se hayan conocido por Internet, de modo que no hay motivo para lanzar las campanas al vuelo, puesto que del mismo modo que ayuda al divorcio, afianza vínculos.

La mejor conclusión que podemos sacar de aquí es que quien esté preocupado por el hecho de que el divorcio en Internet sea una forma demasiado fácil de romper un vínculo matrimonial, puede canalizar sus energías en fomentar los vínculos matrimoniales a través de Internet. De ese modo contribuirá a su loable causa sin necesidad de oponerse a los derechos y libertades de los demás.

El divorcio por Internet no es…

El divorcio por Internet es un hecho, aunque no vamos a hablar aquí de las condiciones de posibilidad de este hecho. Eso tendría sentido si nos hubiéramos preguntado ¿Cómo es posible el divorcio por Internet? Pregunta que tendría sentido en un blog de filosofía o de nuevas tecnologías, según el enfoque que se le quiera dar. No obstante, puesto que este es un blog jurídico y puesto que la expresión “divorcio por Internet” puede conllevar cierta confusión, merece la pena que le dediquemos aquí algunas líneas para decir lo que no es. ¿Y por qué tiene sentido decir lo que no es? Muy sencillo, porque aquello que vamos a decir que no es el divorcio por Internet es lo que cualquiera podría imaginar que es, si no cuenta con la suficiente información.

 

El divorcio por Internet no es, de ninguna manera, un procedimiento online que la administración haya puesto al servicio de los ciudadanos para que estos puedan divorciarse alegremente, solo rellenando un formulario online y, como mucho, firmándolo con un certificado digital. Es cierto que desde la Ley de divorcio de 2005 el proceso es más ágil, apareciendo la figura del divorcio exprés, pero “exprés” no tiene nada que ver con lo anterior, sino con el hecho de que no es necesario aportar razones para divorciarse, convirtiéndose el divorcio en un puro trámite administrativo.

 

En segundo lugar, el divorcio por Internet tampoco implica que usted vaya a contactar por e-mail o a través de un formulario online con un bufete de abogados y que no tenga que reunirse con ellos. En realidad, aquí hay algo de correcto. En efecto, para la mayor parte de los trámites no necesitará reunirse con su abogado, sin embargo tendrá que reunirse con él al menos una vez.

 

El divorcio por Internet tampoco implica que pueda celebrarse un juicio online, algo así como un e-juicio, a modo del e-learning. En primer lugar, el que pueda usted hacer parte de los trámites de divorcio a través de la red, implica que usted no se divorcia por lo contencioso, sino que su divorcio es de mutuo acuerdo. En segundo lugar, actualmente la legislación española no contempla los e-juicios.

Pasos en la tramitación del “divorcio o separación express”

divorcios-pareja

¿Qué debo hacer para tramitar mi “divorcio o separación express”?

1º  Tras recibir su llamada telefónica o e-mail, uno de nuestros Abogados se pondrá en contacto con usted para solicitarle una serie de datos necesarios para la tramitación de su caso.

2º  En cuanto dispongamos de esos datos, les enviaremos una propuesta de convenio regulador y una fecha para que acudan a firmarlo al despacho del Procurador ejerciente en su partido judicial.

3º  Una vez firmado su convenio regulador, presentamos su demanda de divorcio o separación en el Juzgado competente.

4ª  En un plazo que suele oscilar entre 1 mes y 3 meses obtendrá su sentencia de separación o divorcio que le enviaremos por e-mail o correo ordinario. (Obtener resolución judicial en mayor o menor tiempo dependerá de la saturación del Juzgado en el que se incoe el procedimiento).

divorcios-pareja

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies