¿Qué se puede hacer en caso de manipulación de menores?

Recientemente hemos sabido algunos datos espeluznantes, respecto de la manipulación de los menores en caso de divorcio. En este caso hemos conocido que el 30 % de los menores, hijos de padres divorciados son manipulados por alguno de sus padres. Es decir, que de 150.000 niños, 30.000 de ellos son manipulados por sus padres, por ambos o por alguno de ellos. Esta manipulación, tal y como indican desde la asociación Filia, consiste en una especie de lavado de cerebro, se le enseña al menor a odiar a su padre o a su madre y a sus familiares, de tal modo que es “él mismo” el que indica que no quiere ver a su padre o madre. Es un tipo de maltrato infantil. En estos casos, lo más aconsejable es siempre contactar y consultar con abogados de familia.

manipulación de menores en caso de divorcio

La situación se agrava al existir un vacío legal al respecto. En este sentido, el menor se encuentra desamparado ante este tipo de manipulación, al igual que ocurre con el cónyuge afectado y los familiares de este. En tales casos, se puede pedir asesoría a los abogados de familia, quienes a pesar del vacío legal mencionado, puedan estudiar por donde intervenir, si es que es posible intervenir por alguna parte.

La asociación Filia, que nació este mismo verano, ha recibido en su corta vida cerca de 3.000 consultas sobre el particular, poniéndose de manifiesto que es un problema muy extendido. De hecho el alto porcentaje de casos en los que se produce este fenómeno es muestra de que, en muchos casos, el interés de los menores es lo menos importante para los padres, quienes priman sus propios intereses sobre los del menor.

Algunos de los síntomas de que el menor está siendo manipulado son la aparición de ira hacia el progenitor o la progenitora víctima, empieza a mentir de forma habitual, rechaza a uno de los progenitores (aquel hacia el que empieza a manifestar ira), además de otras afecciones psicológicas tales como sentimientos de culpa, depresiones, ansiedad, etc.

Observar que un hijo sienta ira no implica que el progenitor hacia el que la siente haya hecho algo mal. Al contrario, en esos casos habrá razones para sospechar que el menor está siendo manipulado por el otro cónyuge. Si este es el caso, lo más recomendable es ponerse en contacto con unos abogados de familia, pues si bien existe un vació legal, estos sabrán si se puede hacer algo al respecto y, en caso afirmativo, también sabrán qué hacer.

© Imagen: zocalo.com.mx

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies