Velar por los intereses de los menores en caso de divorcio

Los intereses de los niños

El caso de los niños de Córdoba o caso Bretón o caso de Ruth y José, ha trascendido las fronteras de esta ciudad. Ha llegado lo suficientemente lejos como para que la Fundación Filia de Amparo al Menor haya pedido a la Administración de Justicia que resuelva eficazmente los divorcios, para llegar que el caso mencionado se vuelva a repetir. Nosotros, por nuestra parte, no estamos muy seguros de que el caso Bretón esté causado por un divorcio mal resuelto,  las características del caso, así como las últimas informaciones respecto de los restos encontrados en las Quemadillas, nos hacen pensar que, más allá de un secuestro hay una causa mayor, a saber, la mente de un psicópata peligroso, de alguien incapaz de empatizar con el sufrimiento ajeno.

abogados divorcios para velar por los intereses de los menores

 No obstante, lo anterior no implica que no estemos de acuerdo con que en un divorcio mal resuelto, en el que hay hijos de por medio, estos, los hijos, serán quienes más sufran. En efecto, esto es lo que debemos evitar todos, tanto la Administración de Justicia, como los padres, los familiares y amigos de estos y, por supuesto, sus abogados. Respecto de esto, se puede solucionar fácilmente contratando los mejores abogados divorcios.

En primer lugar, unos abogados divorcios profesionales siempre recomendarán resolver el divorcio de forma amistosa, de tal modo que no solo el cliente sufra por el trauma que genera el divorcio, sino que además los menores, en caso de haberlos, también sufrirán menos el proceso. Además, un divorcio resuelto de forma amistosa, a través de un convenio regulador, también garantizará, en la mayoría de los casos, un mejor entendimiento entre los padres después de haberse roto el vínculo. Si encuentras un abogado obcecado en ir por la vía contenciosa, entonces lo más recomendable es que huyas de él. Si no quiere sacarte el dinero, entonces es un mentecato que no tiene en cuenta el factor humano presente en todo divorcio.

En segundo lugar, si agotadas las vías pacíficas, nos vemos obligados a pasar a la vía belicosa o judicial, entonces la responsabilidad sobre los intereses del menor recaerá, en un primer momento, sobre los padres, que no han sabido solucionar sus diferencias de forma pacífica. En segundo lugar, sobre la Administración de Justicia, que tiene en su mano resolver el proceso con agilidad. Más tarde, una vez que se llega a juicio, la responsabilidad cae sobre el juez, quién siempre debe velar por los derechos de los menores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies